Estudio revela que quizá tienes genes similares a los de tu mejor amiga; ¡por eso la adoras tanto!

Comentarios