Sí, eres así por culpa de tus padres

La teoría del apego: la relación con tus padres influye en tu manera de ser