Estudio revela: si tu piel se eriza esuchando música, ¡tu cerebro es especial! 

Si la música te pone la piel de gallina, tu cerebro tiene algo especial