Comprobado: te enamoras de quien jamás te hará caso porque tu cerebro lo ve como un ‘objeto de lujo’

Comentarios