El estudio publicado en Languaje Sciences, comprueba que las personas que maldicen son más inteligentes que quienes no lo hacen

¡La ciencia lo ha confirmado! Las personas que acostumbran decir groserías son más inteligentes