Esta es la honesta razón por la que nadie merece un amor ‘tibio’… Por muy cómodo que sea

Comentarios