Las relaciones duraderas sólo necesitan dos cualidades básicas

Las relaciones exitosas sólo necesitan dos cualidades básicas para que sean duraderas