Una verdadera historia de amor

Estos chicos son la prueba de que el amor no tiene principio ni final: es un sentimiento eterno