Esta postura, también conocida como postura de sastre invertida, es contraproducente para los pequeños porque se encuentran en pleno proceso de desarrollo, y podría causar deformaciones en los huesos y afectar su crecimiento

Si alguna vez observas que un niño se sienta así… ¡Debes detenerlo inmediatamente!