Si quieres hacer felices a tus padres, vete de su casa: estudio

amigos subiendo un sillón por la escalera